Preparar el coche para la venta

Para vender bien tu coche y sacarle el máximo de dinero, deberías trabajar un poco y hacerlo más atractivo: Lava a fondo la carrocería y revísala a conciencia. Repara los roces, arañazos, chinazos y todo tipo de golpes y desperfectos que observes. Comprueba igualmente que los cristales y los grupos ópticos no tengan daños. Si tienes tu vehículo a todo riesgo puedes dar algunos partes para dejarlo lo mejor posible, siempre que no te penalicen.

Limpio y revisado

Después de la operación limpieza, verifica la presión de los neumáticos en un taller o hazlo por ti mismo en cualquier gasolinera (comprueba que el manómetro del compresor está en buenas condiciones). Guíate por las recomendaciones del fabricante que incluye en las instrucciones de uso del vehículo para saber la cantidad de aire que debes introducir en los neumáticos.

Verifica la presión de las ruedas por estética y, más importante, para que no te deje mal ante el comprador en una prueba del coche en movimiento. Si las ruedas no están bien infladas su comportamiento en marcha no será el idóneo. Podría hacer un extraño en una curva o al frenar y ahuyentar al comprador.

Bajo el capó, asegúrate también de que el nivel del aceite del motor y de los líquidos de frenos, refrigeración y limpiaparabrisas son los correctos. Que te asesoren en un taller si no sabes hacerlo tú.

Hazle fotos

Cuando tengas tu coche tan arregladito que te dé pena venderlo será el momento de hacer las fotos para anunciarlo. Toma una imagen desde la esquina delantera izquierda, sacando así el frontal y el lateral. Utilízala como fotografía principal. Añade a tu selección otras cinco fotos en las que salgan los laterales y la parte trasera de tu vehículo, así como otros detalles y accesorios: llantas, salpicadero, asientos, maletero, techo solar, navegador, etc.

Del interior estaría bien hacer al menos una desde fuera que se vea el asiento del conductor y el del acompañante y otra, si es posible, desde la parte trasera. Que no falte una foto de las ruedas, especialmente si las llantas están bien cuidadas y los neumáticos lucen poco desgaste.

El olor a tabaco en el habitáculo puede ser un obstáculo a la hora de vender tu coche, salvo que compartas la afición a fumar con el comprador, y no siempre es así. Si es muy intenso y lo quieres erradicar, que te lo limpien en un taller especializado. Te costará dinero, pero ampliará los compradores potenciales. En el caso de ser un olor leve, prueba con ambientadores. Que huelan bien y que no sean muy intensos.

Y si viajas con un animal de compañía, no te olvides de limpiar a conciencia el habitáculo para eliminar pelos y otros restos. Haz uso también del ambientador.


Con libro de mantenimiento

Además de tener en perfecto estado de revista el coche, tanto por fuera como por dentro, prepara el libro de mantenimiento. Comprueba que te han anotado todas las revisiones. Si las tienes, lleva las facturas de las reparaciones y mantenimiento que tengas y ordénalas cronológicamente para poder relatar detalladamente el historial mecánico al comprador.

Si sigues estos consejos y le pones un precio acorde al mercado, seguro que lo venderás mucho antes.

Check Also

POR QUÉ VENDER TU COCHE CON COCHESKM ES MEJOR QUE PUBLICAR UN ANUNCIO GRATIS

¿FUNCIONAN LOS ANUNCIOS PARA VENDER COCHES? Muchos de los clientes que acuden a los concesionarios …